Limpiadores (Parte I)

Incluso cuando creemos la piel está limpia, ésta mantiene impurezas, polvo, restos de productos, maquillaje, desechos propios de la piel, el manto hidrolipídico, etc. Cada uno, con diferentes composiciones químicas y por lo tanto, se deben manejar de manera específica. Sin embargo, la industria cosmética ha desarrollado diferentes formulaciones cada vez más funcionales, que nos permiten limpiarla de forma efectiva y a su vez protegiéndola de abuso químico.
Aquí radica la importancia de que utilicemos los productos dermatológicamente probados, con las formulaciones adecuadas, de paso, nos lo hacen más fácil, pocos pasos, poca fricción ¡pues mucho mejor!
Continúa leyendo Limpiadores (Parte I)